1. INTRODUCCIÓN

Este domingo 1 de octubre (1-O), la Generalitat de Cataluña ha convocado de forma unilateral un referéndum de autodeterminación con el fin de proclamarse como Estado independiente.

En este artículo veremos cómo se ha gestado este proceso, analizando de forma breve las causas, las consecuencias, la legalidad del proceso, la actuación el gobierno español y las posibles consecuencias económicas de la hipotética independencia de Cataluña.

Todos los datos que aquí se aportan quedan referenciados con la fuente a pie de página, para que los lectores puedan comprobar la veracidad de las mismas.

 

  1. POSICIONAMIENTO DE LOS CATALANES SOBRE LA INDEPENDENCIA

Según el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO), menos del 42% de los catalanes está a favor de la independencia, en cambio, los que están en contra representan casi el 50%.

¿Y qué sabemos acerca de los que están a favor?

Sorprendentemente, como afirma el informe del CEO, el porcentaje de independentistas aumenta a medida que lo hace la renta. Además, cuanto mayor es el grado de parentesco con la región (la escala, de menor a mayor parentesco, empieza en no nacidos en Cataluña, pasando por nacidos en Cataluña con padres no catalanes y otros grupos hasta llegar a nacidos en Cataluña con padres y abuelos catalanes), mayor es el porcentaje de independentistas.

         Las últimas elecciones catalanas fueron consideradas para muchos como un plebiscito. Confundir unas elecciones con un plebiscito plantea muchos problemas, no solamente políticos, sino también de naturaleza jurídico-técnica. El problema que nos encontramos es que en una elección los ciudadanos se inclinan por una de las fuerzas políticas que se presentan a las elecciones, por lo que la lectura de los resultados es más compleja que en un referéndum, donde se pregunta al ciudadano “sí” o “no”.  Además, los resultados son de difícil lectura ya que hay que adscribir a las fuerzas política a favor o en contra de la independencia. Si lo miramos desde el punto de vista de los votos es muy discutible que triunfara el sí a la independencia, ya que el 47,77 % de los ciudadanos votaron a fuerzas soberanistas mientras que el 50,62% votaron en favor de otras fuerzas políticas no favorables a la independencia.

Como consecuencia de todo ello no es posible leer los resultados de unas elecciones en términos plebiscitarios. Todo esto hace que estas elecciones plebiscitarias, dese el punto de vista del derecho comparado, no se puedan leer como una decisión definitiva acerca de la independencia. Desde 1988, una decisión de la Corte suprema canadiense dijo que para que una parte de un estado pudiese declararse independiente, se tiene que haber dado una respuesta clara a una pregunta clara.

 

  1. ARGUMENTOS PRO INDEPENDENCIA

Los argumentos principales sobre el independentismo viran en torno a dos cuestiones: la histórica y la económica, que convergen en un sentimiento pasional que va más allá de la razón. Intentaremos ser lo más breves posible explicando los argumentos independentistas, dejando sin reflejar otras razones que consideramos de menor importancia.

Cataluña es una nación histórica.

A grandes rasgos, sobre la cuestión histórica, el independentismo defiende que Cataluña es una nación independiente y oprimida por España tras la ocupación de Cataluña por las tropas de Felipe V en 1714.  El contexto en el que estamos es la lucha por la corona de España tras la muerte sin descendencia de Carlos II. Cataluña, que en un primer momento apoyó a Felipe V, cambió de bando, apoyando a Carlos de Austria. Las causas que pueden explicar este suceso básicamente residen en que existía resignación con Francia porque no apoyó la revuelta contra Felipe IV y porque el modelo centralista francés de Carlos V amenazaba el foralismo catalán.

Así pues, durante la guerra, Cataluña apoyó al ejército de Carlos de Austria, que finalmente perdió el conflicto. Tras esto, Cataluña continuó la resistencia, lo que llevó al asalto de Barcelona en 1714.

Esto no fue una guerra de secesión, simplemente Cataluña decidió apoyar un bando por intereses económicos, y ese bando fue derrotado.

Cataluña tiene legitimidad para decidir si quiere estar en España.

Sobre la legalidad o no del referéndum, el vicepresidente Oriol Junqueras sostiene: «De legalidad solo hay una y solo puede haber una: la que se deriva del principio democrático, del espíritu general del derecho, de los derechos humanos, del derecho internacional, del conjunto del paquete del derecho internacional que regula el derecho de los estados»

Es decir, se acogen al derecho internacional para legitimar el referéndum. La pregunta es: ¿está el derecho internacional por encima de la constitución? No, así lo han hecho saber  400 profesores de derecho internacional españoles, recordando que la autodeterminación solo es válida para territorios coloniales y oprimidos: (Cataluña) “no es una entidad que disfrute de un derecho de separación del Estado reconocido por el Derecho internacional… el derecho de libre determinación no puede constituir el fundamento jurídico para consultar a los ciudadanos sobre su independencia”.

Si nos independizamos seremos más ricos.

Bajo la premisa del déficit fiscal y otras razones, es muy sonado el argumento de que Cataluña será más rica como una República independiente. La única realidad que podemos conocer es que Cataluña no estará en la UE, al menos en los primeros años. Desarrollaremos esto con mayor profundidad más adelante, cuando hablemos de las posibles consecuencias de una hipotética independencia.

 

  1. ¿CÓMO PRETENDE CONSEGUIR LA INDEPENDENCIA?

Cataluña quiere lograr una posible independencia a través de la mayoría absoluta que pretenden conseguir en un referéndum que para ellos es lícito tras la aprobación por el Parlamento Catalán de la Ley 19/2017, de 6 de septiembre, del referéndum de autodeterminación. Esta ley se fundamenta en el derecho de los pueblos a la autodeterminación (derecho reconocido por la ONU), y en la consideración de que este derecho se antepone a cualquier otra ley, derecho o deber. Esta ley regula “la celebración del referéndum de autodeterminación vinculante sobre la independencia de Cataluña, las consecuencias en función de cuál sea el resultado y la creación de la Sindicatura Electoral de Cataluña”, considerando al pueblo catalán como el sujeto político soberano. Además, señala que “Todas las autoridades, personas físicas y jurídicas que participen directa o indirectamente en la preparación, celebración y/o implementación del resultado del referéndum quedan amparadas por esta Ley”.

Por otro lado, la Generalitat aprobó la Ley 20/2017, de 8 de septiembre, de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República. Esta ley pretende regular el período comprendido entre el 1 de octubre (en caso de que se celebre el referéndum y gane el sí) y la supuesta independencia. A grosso modo, los puntos más importantes de esta ley son:

  1. El presidente de la Generalitat ejercería de Jefe de Estado.
  2. La nacionalidad catalana la ostentarían todos aquellos españoles empadronados en algún municipio catalán antes de 31 de diciembre de 2016 además de los individuos empadronados a partir el 1 de enero de 2017 que cumplan dos años en esta situación, entre otras.
  3. Cuando se adquiera la nacionalidad catalana, se tendrá también la española, a la cual se puede renunciar.
  4. El derecho de sufragio quedará reservado a las personas con nacionalidad catalana, pudiendo extenderse tal derecho a “determinados extranjeros” a través de un tratado internacional.
  5. Esta ley también prevé una amnistía para todos aquellos que hayan sido condenados durante el proceso soberanista.
  6. En cuanto al Derecho aplicable, todas aquellas ordenanzas municipales, leyes autonómicas y estatales que no se opongan a la Ley de Transitoriedad, los Tratados Internacionales, el Derecho comunitario y el Derecho catalán aprobado desde su posible independencia regularían el Derecho catalán. Además, los preceptos constitucionales y las leyes orgánicas pasarían a tener fuerza de ley ordinaria.
  7. El ejército español debería de abandonar el territorio catalán, sometiéndose a debate si Cataluña tendría ejército propio o no.

Por tanto, la posible independencia que Cataluña pretende conseguir se fundamenta en dos leyes aprobadas por la Generalitat, que como veremos más adelante, están fuera de la legalidad.

 

  1. ¿POR QUÉ ES ILEGAL?

En primer lugar, hay que señalar que las leyes aprobadas por la Generalitat (antes explicadas) se oponen a preceptos constitucionales como son:

art.1.2 CE: “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”)

art.2 CE: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles…”

Por lo tanto, la pregunta sería: ¿Se puede someter a referéndum una propuesta que -como hemos visto-, es manifiestamente contraria a la CE?

Parece que no, si se quiere modificar la propia definición de España lo lógico sería acudir al procedimiento agravado de reforma de la CE a través del art.168 CE. Este procedimiento de reforma agravada es muy rígido y está reservado a materias particulares, a la revisión total de la Constitución o a una revisión parcial que afecte, entre otras, a las materias del título preliminar -como es el caso-. Para aprobar esta reforma de la Constitución, habría que llevar a cabo un referéndum de carácter obligatorio y vinculante para todos los ciudadanos españoles, previa disolución y nueva formación del Parlamento y la ratificación de la propuesta con mayoría de 2/3 por cada una de las cámaras, es decir, es un proceso muy tedioso y difícil de llevar a cabo.

Por otro lado, el art. 92 CE señala que cualquier referéndum se tiene que celebrar entre todos los ciudadanos por lo que este se tendría que llevar a cabo en todo el territorio nacional.  También está el problema de quién convoca el referéndum, ya que se ha descartado la posibilidad de que el presidente de gobierno pudiese delegar esta facultad en el presidente de la Generalitat.

El referéndum versa sobre asuntos públicos y, como se conecta con el art. 23 CE, señala que son ejercicio de dirección política, por lo que necesitan autorización del Estado, autorización no otorgada en este caso a la Generalitat, por lo que las pretensiones de celebración del referéndum se hallan fuera de la legalidad.

Por lo tanto, como hemos visto, el proceso secesionista catalán se opone a dos preceptos constitucionales y como consecuencia, no se puede llevar a cabo un referéndum que además no cumple con las normas vigentes de celebración de este tipo de formas de participación directa de los ciudadanos.

 

  1. MEDIDAS CONTRA LA CELEBRACIÓN DEL REFERÉNDUM

El Presidente del Gobierno interpuso un recurso de inconstitucionalidad de las leyes 19 y 20/2017 aprobadas por la Generalitat (antes vistas) y el Tribunal Constitucional lo admitió a trámite. Desde el momento en el que el TC lo admite, estas leyes quedan suspendidas, y por tanto no pueden ser aplicadas. Así mismo, se advierte del deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir las suspensiones acordadas, prometiendo sanciones -incluso penales- en caso de incumplimiento. Además, también se suspenden todos los decretos aprobados por el parlamento catalán en relación con este asunto. El plazo que tiene el TC para dictar sentencia sobre la constitucionalidad de estas leyes y decretos es de 3 meses, prorrogables a 9 por haber sido interpuesto el recurso por el Presidente del Gobierno.

Tras el incumplimiento por parte de la mayoría de personalidades políticas de lo señalado por el Tribunal Constitucional, este decidió por primera vez en su historia imponer multas por la desobediencia de sus resoluciones. Estas multas serán de carácter monetario y suponen el pago de 12.000€ diarios para número dos de Oriol Junqueras, Josep María Jové, otra de las responsables de la administración electoral, Montserrat Vidal, y los cinco miembros de la Sindicatura Electoral. Además, también se imponen multas de 6.000€ diarios a 15 síndicos provinciales.

Por otro lado, se está llevando a cabo el requisamiento sistemático de papeletas que pretendían ser utilizadas en el referéndum, además de una serie de detenciones que tienen como protagonistas desde altos cargos políticos hasta empresarios a los que se les incautó material electoral.

Por último, en aras a evitar que el referéndum se lleve a cabo, el Ministerio de Interior ha decidido enviar a más de 10.000 agentes entre policías y guardias civiles a Cataluña para apoyar a los Mossos en el mantenimiento del orden.

 

  1. CONSECUENCIAS DEL PROCÉS

La inversión extranjera en Cataluña cayó un 53% de 2015 a 2016.[i] Por el contrario, para el mismo periodo en la Comunidad de Madrid creció un 12% lo que parece indicar que existe un trasvase de inversión extranjera de Cataluña a Madrid. Por ejemplo, Francia y Alemania han reducido inversión en Cataluña en un 70% y 83% respectivamente y han incrementado en el mismo periodo su inversión en la Comunidad de Madrid en un 67% y 28% respectivamente.

Las causas de esta caída de la inversión podrían virar ante la incertidumbre que tienen los inversores extranjeros debido a una posible independencia de Cataluña y los riesgos políticos y económicos que traería e incluso a la dependencia que el Gobierno tiene de la CUP, un partido anticapitalista.

Sobre el saldo neto de empresas respecto a otras CCAA (empresas que se trasladan desde otras CCAA a una de referencia menos empresas que se trasladan desde dicha comunidad a otras), más de 800 empresas abandonaron Cataluña en el 2016, dejando un saldo neto negativo 271 empresas. Cataluña ha sido la CCAA que peor saldo ha cosechado (-271), seguida por Navarra (-76). Por el contrario, de nuevo, la Comunidad de Madrid ha absorbido esta perdida, teniendo un saldo positivo de 424.[ii]

Todo parece indicar que el procés puede explicar esto, pero quizá no del todo. Si que es cierto que Cataluña ha sido la CCAA con peor saldo, pero esto viene ocurriendo desde años atrás, antes del desafío independentista y la inestabilidad política.

Sobre el clima social, se puede decir que el procés divide a la sociedad catalana, como lo hace saber el Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública, que ha publicado recientemente un interesante barómetro sobre la situación social catalana. En él, encontramos cosas interesantes, como que más de la mitad de los catalanes piensa que el referéndum divide a la sociedad catalana[iii].

GRAFICO 4

 

  1. CONSECUENCIAS DE LA HIPOTÉTICA INDEPENDENCIA

La primera consecuencia de la secesión, y quizá la más dolorosa económicamente hablando, sería la salida de Cataluña de la UE. Como varias veces han indicado autoridades europeas, por ejemplo, Juncker: “cuando un territorio de un Estado deja de formar parte de ese Estado, porque se convierte en un Estado independiente, los tratados dejaran de aplicarse a ese Estado”.  Esto supondría, en primer lugar, la pérdida del derecho a los fondos estructurales y de inversión europeos. Los fondos europeos asignados a Cataluña (2014-2020) suponen nada menos que 1461,6 millones de euros. Por otro lado, si Cataluña abandona la UE, se le aplicaría la Tarifa Exterior Común (TEC)[iv].

Solo en el año 2013, Cataluña exportó por un valor de 54.120,2 millones de euros, de los cuales el 62,9% fueron destinados a la Unión Europea. Si Cataluña se marcha de la UE, la aplicación del TEC supondrá un aumento de los precios de los productos catalanes en el exterior de un 5,7%, lo que deriva en una importante pérdida de competitividad. Añadiendo los costes de transacción, los precios de las exportaciones catalanas a la UE aumentarían un 20%[v]. Las 13.800 empresas exportadoras regulares de Cataluña verían caer sus exportaciones al menos un 13%[vi].

Cataluña exportó al resto de España 49.131 millones de euros en 2012. La independencia supondría aquí también la aplicación del TEC, la aparición de los costes de transacción y el denominado “efecto frontera”[vii] , lo que derivaría en una importante reducción de las exportaciones por la subida de precios.

También hay que tener en cuenta la deslocalización. Un volumen importante de las exportaciones catalanas es realizado por filiales de empresas multinacionales que presumiblemente no aceptarían la incertidumbre y el estrechamiento del mercado y abandonarían la región. Para hacernos una idea, solo las exportaciones de empresas extranjeras en Cataluña en los sectores químico, automóvil y bienes de equipo supone más de un 20% de sus exportaciones totales. Por no hablar de más consecuencias negativas: caída de inversiones directas extranjeras, caída de los ingresos del turismo, pérdida del acceso a fondos europeos, etc. Es difícil imaginar el escenario de la independencia sin pensar en una recesión de la economía catalana.

Según un informe del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, las consecuencias económicas del abandono de la UE supondrían una caída de los ingresos fiscales y del PIB estimada de alrededor de un 20%. A pesar de la increíble caída, esto se da trabajando con escenarios conservadores. No se tienen en cuentan los probables efectos sobre la salida de capitales, inestabilidad financiera y establecimiento de una nueva moneda ni los servicios a los que tendría que hacer frente y que hasta ahora proporciona el Gobierno Central, como defensa, seguridad, diplomacia, etc.

 

  1. CONCLUSIÓN

A lo largo de este artículo, centrándonos en el ámbito jurídico y económico, hemos repasado de la forma más objetiva posible, la situación catalana y argumentado la ilegalidad y la ineficiencia económica de su hipotética independencia.

Evitando caer en fundamentos ideológicos o morales, hemos intentado explicar el procés en aras a que los lectores de este artículo adquieran más información sobre esta situación que está afectando actualmente en el día a día de la sociedad española y en particular de la catalana.

 

—————————————————————————————————————————

[i] Registro de Inversiones Exteriores del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad

[ii] Base de datos Axesor.

[iii] GESOP, Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública, S.L, Informe Omnibus enero 2017

[iv] “Consecuencias económicas de una hipotética independencia de Cataluña”, Ministerio de asuntos exteriores y cooperación.

[v] OCDE.

[vi] Consejo Superior de Cámaras (2012).

[vii] Esto se refiere a la relevancia de las fronteras como barreras que dificultan intercambios y suponen costes para los flujos de capital, comercio y trabajo.

Bibliografía:

– Constitución Española de 1978

– Lecciones de Derecho Constitucional de Dña. Paloma Biglino

http://web.gencat.cat/es/inici/index.html

https://www.tribunalconstitucional.es

 

4 comentarios en “TODO SOBRE LA SITUACIÓN CATALANA

  1. De todas formas ahora lo importante es saber cómo salimos de esta. Yo creo que la mejor salida es convocar un referendum a nivel de toda España en el que se pregunte si se desea abrir un proceso de reforma del sistema autonómico que permite un marco más flexible para las comunidades y pueda incluir la secesión de alguna. Y además estaría bien que sirviera para crear un marco federal más igualitario y equilibrado entre autonomias. No es de recibo que cada autonomía negocie por separado con Madrid ¿por qué no podemos negociar entre todas la financiación que nos afecta a todas? Y la cuestión de las regiones forales también crea agravios comparativos inaceptables.

    Si las cosas no se enrarecen más es fácil que los españoles votasen si, si seguimos alimentando odios no sé lo que puede pasar.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s