El impuesto negativo sobre la renta es una medida fiscal propuesta por Augustin Cournot en el siglo XIX y desarrollada después por Juliet Rhys-Williams (1940), Milton Friedman (1962) y James Tobin (década de los 60).

    El impuesto negativo sobre la renta (en adelante INR) es una medida orientada a reducir la desigualdad de rentas de una economía con el objetivo de que las familias que reciban rentas del trabajo bajas puedan complementar estas con una ayuda estatal, así como los desempleados que no reciban ninguna renta laboral puedan recibir también una renta por parte del Estado.

    El sistema funciona de la siguiente manera: se marca un mínimo exento de tributación y las personas cuya renta este por debajo de este reciben un porcentaje de la diferencia entre su renta y el mínimo exento.

    A modo de ejemplo: si fijamos el minimo exento en 10.000 u.m. y el porcentaje en el 50%, un trabajador que gane 5.000 u.m. al año recibirá dicho salario mas el 50% de la diferencia entre su salario y el minimo exento, es decir:5.000 u.m. mas 2.500 u.m., por lo que su renta alcanza 7.500 u.m.

    Es importante fijar una serie de condiciones a los desempleados para evitar, bajo ningún concepto, que aparezcan buscadores de rentas y que no lleguemos a desincentivar la búsqueda de empleo, si no a premiarla.

    Si bien, la profundidad de esta medida; en mi humilde opinión quizá infravalorada, puede ser mayor de lo que se supone. No solo es una medida que elimine la desigualdad y garantice un nivel de renta minima, algo esencial en un estado de bienestar tan desarrollado como los que existen Europa, si no que puede convertirse en una medida estabilizadora y que actue de forma contraciclica, generando crecimiento y creación de empleo en épocas de recesión, y según el caso, como veremos mas adelante, puede suponer una devaluación competitiva interna sin la contrapartida de reducir la renta de los asalariados.

    El impuesto negativo sobre la renta y su función en el ciclo.

    Dependiendo del sistema de negociacion que existan entre sindicatos y patronal y el poder de negociación que tengan estos, podemos caer en infinitos supuestos que simplificare en 3.

    La idea es que, según el caso, puede que las empresas absorban o no parte o la totalidad de la prestación: si nos encontramos en una economía donde los trabajadores poco cualificados tienen escaso nivel de negociación, las empresas encontraran facilidades para reducir los salarios que pagan, ya que con el INR los trabajadores recibirán mayor ( o al menos la misma) renta real, y no podrán negarse a rechazar empleos, sobre todo si existen situaciones de exceso de oferta de mano de obra, algo mas o menos común en el caso de los trabajadores poco cualificados, sobre todo en una economía como la española, cuyo caso analizare mas adelante.

    Ahora, definiré como v la proporcion del INR que absorben las empresas, siendo v=1 el caso en el que la empresa absorba toda la cuantia ( la renta real de los trabajadores seria la misma y se reducen los costes laborales) y v=0  el caso en que sean los trabadores absorban toda la prestación ( aumenta el salario real y los costes laborales son iguales). Veamos los tres casos.

    1-Las empresas absorben la totalidad de la prestación (v=1).

    Este caso extremo se daría en economías que sufren, como he dicho antes, un significante exceso de mano de obra poco cualificada. Como es evidente, la mano de obra poco cualificada es la menos remunerada, y el INR va dirigido a este sector.

    La cantidad ofrecida de un producto de un sector en régimen de competencia perfecta viene condicionada por diversos factores ( costes salariales, coste de los factores, número de empresas…). El precio de los factores de producción ( su coste) es trasladado de forma automática al precio del producto. Asi, cuanto mas caro sea producir un producto, mayor será su precio.

    Las empresas, como organismos maximizadores del beneficio,  intentarán ( y podrán en este caso) reducir los salarios ( sus costes laborales) gracias a esta medida, ya que la pérdida de ingresos de la renta laboral para un trabajador es compensada con una transferencia del Estado en concepto del INR.

    Por ejemplo,una empresa con un trabajador con una renta de 8.000 euros anuales no tendrá problema en reducir su salario a 6.000 euros anuales si el trabajador va a cobrar 2.000 euros anuales del Estado, cobrando al año 8.000 euros, además, si no está de acuerdo, no habrá dificultad en reemplazarle debido , como hemos dicho antes bajo este supuesto, al exceso de mano de obra y a la escasa capacidad de negociación de la que partimos.

    Esto deriva en una reducción de los costes salariales a nivel global, que fijándonos en los sectores que trabajan en competencia perfecta, produce beneficios positivos a corto plazo, pero partiendo del supuesto de que a largo plazo los beneficios son iguales a cero, se producirá la entrada de nuevas empresas a la industria, dando una situación de equilibrio diferente a la anterior: más producción y precios más bajos.

    En resumen, la consecuencia es: bajada de los costes laborales implica desplazamiento de la oferta agregada de la economía y reducción del desempleo.

    Por si fuera poco, esto tiene repercusiones en el comercio internacional: costes mas bajos suponen precios mas bajos, lo que mejorara la competitividad de las empresas. Y lo mejor de todo es que el poder adquisitivo de los trabajadores se mantiene constante, ya que su salario real es el mismo. Es como una devaluación interna competitiva, pero sin la parte mala.

    Por no hablar de que es un atractivo a la inversión, ya que unos bajos costes laborales puede incentivar que empresas extranjeras se ubiquen en nuestro país atraídos por los bajos salarios (que pagan).

    En resumen: se reduce el desempleo, aumenta la competitividad, aumenta la producción y además, el nivel de renta de la economía. Es decir, crecimiento y mejora de la balanza comercial.

    ¿Cuál es la otra cara de la moneda? Que no es gratis, pero es mas barato de lo que pensamos. Mas adelante desarrollare un caso practico sobre la economía española realizando una estimación sobre su coste y valorando las posibles consecuencias.

    2- Los trabajadores absorben todo el INR (v=0)

    En este supuesto son los trabajadores los que absorben la totalidad del INR, es decir, la renta laboral aumenta, pero los costes laborales se mantienen costantes.

    Las implicaciones económicas consisten en un aumento del poder adquisitivo de la mano de obra poco cualificada, lo que proporciona a estos mas bienestar, medido por su consumo, que lógicamente aumenta a medida que lo hace su renta.

    Entonces, ¿Qué ocurre aquí? Si la renta de los consumidores aumenta, lo hara consigo la demanda. Para que todo el mundo lo entienda: si la gente tiene mas dinero para tomarse cañas, habrá mas bares y mascamareros que antes estaban desempleados y ahora perdiben una renta. La gente ira mas al cine, por lo que se necesitaran mas taquilleros, etc.

    El aumento del poder adquisitivo derivara en un aumento de la demanda, lo que nos desplazara por la curva de oferta a mayores niveles de producción, que hara necesitar mas mano de obra. En resumen, menos desempleo.

    De esta manera una espiral de estancamiento puede invertirse. No se hace necesario que el estado invierta en infraestructuras (en algunos casos improductivas) para estimular la demanda agregada, ya que el dinero llega directamente a los consumidores y estos lo gastan en bienes y servicios que no hubieran podido consumir antes, y que antes no se hubiesen producido.

    Se produce asi una convergencia entre los niveles de renta mas bajos y el resto, reduciéndose la desigualdad.

    Ademas, la inflación no debe preocuparnos, primero porque no aumentan los costes salariales, y segundo porque en el marco de la UE estamos por debajo del objetivo del 2%.

    3- Ambos absorben una parte (v entre 0 y 1).

    Los otros supuestos eran demasiado extremos, si bien la realidad es que vaya a existir un agente económico ( o bien las empresas o bien los trabajadores) que absorba una mayor proporción del INR que el otro, por lo que según cual sea podemos utilizar los dos casos anteriores para orientarnos hacia donde vamos a ir.

    En el caso de que v se encuentre en un nivel intermedio, por un lado, aunque en menor cuantia que en el caso extremo, se reducen los costes laborales y crece la oferta agregada.

    Por el otro, la demanda agregada aumenta al aumentar la renta y al reducirse el desempleo.

    El nivel de precios se mantendrá relativamente constante ya que bajan por la reducción de los costes laborales pero suben por el aumento de la renta real, por lo que la mejora de la competitividad frente al exterior quedaría en el aire.

    La conclusión es que esta medida reactiva la demanda agregada y reduce el desempleo en cualquier caso, y revierte situaciones de estancamiento. Tambien reduce la desigualdad de rentas y garantiza que toda la población activa obtenga al menos unos ingresos minimos que les permitan satisfacer sus necesidades básicas.

    Según el valor que tome v para una u otra economía los efectos sobre la inflación y la posición internacional serán distintos.

    Despues de ver lo positivo, veamos lo negativo: su coste.

    Coste del INR.

    Empecemos por lo que nos cuesta. Primero seria fijar el minimo exento y el porcentaje, después ver cuantas personas desempleadas reciben su prestación minima. Tambien ver cuantos trabajadores están por debajo del minimo exento y restar lo que tributan (en el caso de que lo hagan) y sumar después lo que perciben.

    Parece caro, pero no acaba aquí. Nos ahorraremos subsidios de desempleo, rentas minimas de inserción y demás prestaciones. Ademas los desempleados tendrán que cumplir unas condiciones para recibir esta renta, que pasan por evitar la aparición de buscadores de rentas.

    Ademas, al reducirse el desempleo las cuantias que se pagan a los ciudadanos se reducen, cuanto mas ganan, menos reciben, y por tanto, si se reduce el desempleo cada vez habrá menos trabajadores que reciban la totalidad de la prestación para recibir solo una parte.

    Con el aumento de la demanda de bienes y servicios derivado del aumento de la renta conseguiremos mayor recaudación de impuestos indirectos, por lo que de alguna manera el dinero vuelve al Estado.

    @vaquerocarrera

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s